Translate

lunes, 31 de marzo de 2014

LA ABSTENCIÓN COMO PROTESTA




Pocas veces fue un escrito tan oportuno, tan traído a tiempo al reino de la desfachatez... de lo descorazonador. Cuando desde el PSOE y sin la menor vergüenza, se reclama el voto a los que precisamente se manifiestan contra ellos, cuando desde IU nos recuerdan las bondades de un sistema que hoy nos desangra sin piedad, cuando desde el PP se recurre sistemáticamente a la mentira y a la criminalización de toda forma de protesta para el contento de su lado más ultra, cuando el resto de partidos continua en su tradicional tarea de medrar y prosperar en medio del carajal. Hoy somos muchos los que intentamos saber... discutimos, analizamos, elaboramos sesudos diagnósticos, llegando casi a tientas a las mismas conclusiones... a idéntico final donde terminamos dándonos de bruces con la mismas preguntas:

¿Cómo detener la agonía que consume a los españoles? ¿Cómo hacer que el sistema que nos gobierna cambie su tendencia a favor de los mercados por otra a favor de las personas? ¿Y si, como parece probado, es el propio sistema el problema en sí mismo? ¿Si los partidos que comandan este perverso sistema no permiten cambios relevantes... cómo forzar su transformación y limpieza?

José Manuel Naredo escribe... Octavio Colis ilustra... abro los ojos de par en par.

En "LA ABSTENCIÓN COMO PROTESTA" nos cuenta Naredo de la necesidad de cambio, no sólo de partido gobernante, no sólo en las instituciones, no sólo en las personas que malgobiernan dichas instituciones, sino de la imperiosa obligación de realizar un cambio mucho más profundo... cambiarnos a nosotros mismos.

Porque nos va la vida en ello, ese ciudadano políticamente pasivo que fuimos ha de transformarse en otro bien distinto... ha de tomar la misma política entre las manos y transformarla en lo que nunca debió dejar de ser... un simple servicio público bien alejado de lo que hoy es... un interminable y lucrativo medio de vida... reclamo infalible de los peores de nosotros.

Hemos de asumir de una vez por todas que la endiosada imagen del político a la vieja usanza es sólo un mito, la herencia secular de los tiempos oscuros... hemos de interiorizar que el político es un simple administrador, que su poder no existe si no se lo otorgamos tan despreocupadamente, que su mística es tan real como la mística de un simple contable.

¿Sabes que ya hay ayuntamientos donde se cobran dos euros a los ciudadanos que intervienen con sus preguntas en los plenos? ¿Sabes que hoy son muchos los alcaldes que prohíben e incluso hacen detener a quienes osen grabar los plenos municipales? Así de lejos camina la política... esta política... con respecto al ciudadano.

Dice Naredo en su libro que solamente existe un modo de romper el cerco, ese circulo vicioso tejido a nuestro alrededor. No podemos insistir en acudir en busca de la solución a la fuente misma de los problemas, no podemos pedir a los partidos preñados de corrupción que combatan su propia corrupción, no podemos continuar alimentando a un sistema que como es lógico, nunca hará nada en contra de sí mismo.

Hemos de dejarles sin alimento. Hemos de entorpecer sus pasos en la medida de lo posible. Hemos de llegar a cuantos nos rodean y hacerles ver las paredes que les hacen sentir libres. Hemos de desenmascarar a los sátrapas, a los sociópatas que median entre los dueños de todo y nosotros... los dueños de nada. Hemos de desnudar a los partidos, a sus ejecutivas y a sus lacayos. Hemos de señalar sus crímenes y gritar bien alto los nombres de sus víctimas... de sus cómplices.


Lo que no hemos de hacer es continuar formando parte de la farsa. Lo que no podemos hacer es seguir votando cada cuatro años a quienes ni siquiera tienen la obligación de cumplir sus promesas. Lo que no hemos de hacer es creer en sus interminables mentiras. Lo que no hemos de hacer es ceder ante el miedo al vacío, y no por ninguna razón en particular... sino porque el vacío no existe si no queremos que exista. Tampoco hemos de apoyar a quienes nos han traído hasta aquí, no hemos de pedir a los partidos eso que no nos atrevemos a exigir, no hemos de crear otros que les sirvan de marca blanca y reproduzcan nada más nacer todos y cada uno de los viejos vicios.

Se acercan las elecciones europeas, municipales, y generales. Es tiempo de aprovechar las circunstancias actuales, de aprovechar en nuestro favor el que será el mayor porcentaje de abstención de la historia en España, de ahondar con una abstención masiva en una herida que el descrédito de los políticos actuales mantiene y mantendrá bien abierta.

Es hora de contagiarnos entre nosotros mismos de esa realidad tantos años escondida... tenemos que buscar a los más descreídos, a los más fieles a la mentira, a los más reacios a los cambios, a los más desconfiados, a los más temerosos, y hablarles a todos de lo muy cerca que podríamos estar de una verdadera democracia... de empezar a caminar, con nuestros propios zapatos, por nuestra propia senda.

Han de llegar los tiempos en los que esta sociedad estará lo suficientemente concienciada para ser de una vez su propia brújula... aún falta un buen trecho para que así sea, pero hoy los procesos se aceleran y lo que antaño necesitaba un siglo ahora puede ocurrir en muy pocos años... entonces podremos empezar la casa de todos por los cimientos... hombres y mujeres informados, con deseo de querer otras maneras y otros mecanismos... individuos distintos y con diferentes formas de ver el mundo... pero no resignados, no ciegos.

Afortunadamente son millones los que hoy reniegan de este perverso estado de cosas, de esta democracia regalada, las necesidades y los golpes se han encargado de ello... la injusticia, la impunidad y el abuso trabajan en nuestro favor, a pesar del miedo... tiempos oscuros, lo viejo no termina de morir, lo nuevo no acaba de surgir... buen momento para hablar de lo innombrable, del terror de nuestros señores, de la más demonizada de las opciones... esa lacra que sin embargo siempre ocupa las palabras finales de nuestros líderes en los debates electorales previos a la votaciones... ese punto débil al que siempre dedican ese último segundo de oro de la campaña... cuando nos dicen con la mirada fija desde el otro lado de la pantalla:

"Queridos ciudadanos... mediten, piensen, razonen... PERO VOTEN" 

Nunca nos dieron mejor pista.

La Abstención razonada... La Abstención no pasiva... 
La Abstención repleta de mensaje... y de futuro... como nunca antes lo tuvo.





Descargar en pdf

sábado, 29 de marzo de 2014

OMERTÁ



Cero decibelios es el umbral del silencio para el oído humano... un atronador estruendo si lo comparamos con los -9,6 decibelios que se han llegado a registrar en una cámara de silencio (también llamada anecoica) construida por los Laboratorios Orfield en Minneapolis (EEUU).

La cámara consiste en un gran cubo de paredes dobles de acero, recubiertas por veinte centímetros de cemento armado, y revestido en su interior por paneles de fibra de vidrio acústicas de casi un metro de diámetro.

Dicen que nadie soporta más de unos pocos minutos dentro de la cámara... que se sufre un intenso vértigo... una angustiosa ansiedad.

Dicen que el cerebro precisa de algún tipo de sonido para mantener estables sus funciones, que en el caso de no disponer de referencias auditivas fuerza al oído para que las encuentre, y si no es así, se centra y amplifica el más mínimo ruido que emita nuestro cuerpo... el latir del corazón se convertiría en insoportable estrépito... el fluir de la sangre en terrible fragor.

Dicen que en el silencio total podríamos volvernos locos, absolutamente impredecibles...

En España hay muchas cámaras de silencio... demasiadas... tantas que podrían hacernos delirar, perder los estribos, convertir a los pacíficos en violentos... a los cuerdos en locos.

A nuestras cámaras anecoicas las conocemos por otro nombre... son las cámaras de la omertà... lugares siniestros donde el silencio es ley, donde lo honorable es callar, donde lo justo es robar, donde lo honesto es casi un crimen...

España es hoy el reino del silencio, del silencio que mata, del silencio que apesta, del silencio mafioso... y cuando en el reino se hace perceptible algún otro sonido que no sea el de sus corruptos mecanismos... el reino suelta a sus perros... y los hace morder... pero en silencio.

La omertá, o ley del silencio, es un "código de honor" de origen siciliano que prohíbe desvelar información sobre los delitos que incumben tanto a uno mismo como a otras personas implicadas. Esta práctica es muy habitual en casos de delitos graves relacionados con la mafia donde uno o varios criminales prefieren permanecer en silencio, y proteger  así a sus cómplices por miedo a represalias. 

La omertá es hoy mucho más... la omertá es el sistema político de este país, la forma de gobierno en España... y esta es la prueba.






Gracias, Nekane.


jueves, 27 de marzo de 2014

ENHORABUENA HIJOS DE PUTA



Jomián ha muerto... Jomián era un niño de trece años... Jomián tenía reconocido el grado máximo de dependencia... Jomián padecía una severa parálisis cerebral y sólo tenía un pulmón... Jomián no podía moverse, no podía masticar, apenas ver... la Junta de Castilla la Mancha le concedía una limosna de 384 euros, bastante menos de lo que necesitaba para cubrir lo más necesario... su madre acababa de encontrar un trabajo a 200 kilómetros por el que cobraba algo menos de 500 euros... a Jomián le cuidaban sus hermanos cuando dejó de respirar.

María Dolores de Cospedal García vive... es presidenta de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha desde 2011, y secretaria general del Partido Popular... con una mano firma la condena a muerte de Jomián... con la otra recibe 158.000 euros netos anuales (205.000 euros brutos)... 20 veces el salario mínimo interprofesional (600 euros al día)... goza de un lucrativo plan de jubilación y un no menos exclusivo seguro médico a costa de los impuestos pagados por madres como la de Jomián... disfruta de una gran mansión en Toledo que según ella le fue "regalada" por su marido, Ignacio López del Hierro... el que está siendo investigado por apropiación indebida y falsedad documental... el que a su vez, y desde que su esposa ocupa el número dos del PP, ha estado en la dirección de al menos once empresas (Iberdrola, Caja Castilla-La Mancha, Avanzit, entre otras)

Así pues, no puedo sino reconocer vuestro nuevo triunfo... lo habéis conseguido... y sin duda que continuareis en el empeño.

Vosotros, hijos de puta... todos vosotros... la casta política al completo, los culpables, los cómplices, los consentidores, presidentes y ministros, partidos opositores del chalaneo, periodistas sin escrúpulos, parásitos donde los haya... los que habéis abandonado a los más indefensos a su suerte mientras os aseguráis el futuro con sueldos obscenos y espectaculares prebendas... y vosotros también, cómo no, los uniformados que apaleáis sin compasión a quienes reclaman su derecho a la vida, a la vida digna de los ya nacidos, de los malnacidos... vosotros, digo, los que de una manera u otra sostenéis ese reino de lo injusto y lo terrible donde agonizan todos los Jomián de España... pagareis... en algún momento de vuestras desahogadas vidas pagareis por vuestro crimen... vaya que si lo haréis.

Jomián al menos ya descansa tras sus trece años de tortura... ha muerto esta noche... sin llegar a serle concedida la ayuda a la dependencia de 500 euros con que cubrir el gasto de comida y pañales... Jomián se ha marchado sin preguntar por qué sufría, sin saber lo que es ser niño, sin haberse enamorado, sin abrazar a su madre, sin dejar rastro de odio... aunque en eso, y sólo en eso... yo le pondré mi parte.



Ver vídeo




miércoles, 26 de marzo de 2014

PARA TI, MADERO



Te quieren muerto, madero.

Es lo primero que has de saber... esos que te mandan, esos que ya ni siquiera son policías, esos que llegan desde los cuartos oscuros del gobierno... esos te necesitan muerto. Quieren tus honras fúnebres, sueñan con medallas a título póstumo, ansían las fotos de tus familiares arrodillados frente a tu tumba, el compungido discurso ante las cámaras... el baldón con que encalar sus dislates, con que tapar sus escándalos, con que ganar las próximas elecciones, con que apuntalar definitivamente esa anhelada ley de seguridad ciudadana y cerrar ya de una vez por todas esta incipiente dictadura.

Para ti son estas líneas, madero.

Para ti que por algún incomprensible motivo, creíste que un uniforme te iba a salvar de lo que a todos nos está matando... para ti que aún ignoras a qué mundo perteneces... para ti que terminarás pagando de tu bolsillo hasta la gasolina del furgón (si no la pagas ya)... para ti que con apenas una orden, no dudas en cargar, apalear, humillar y aterrorizar a quien bien pudiera ser tu vecino, tu hijo, o tu hermano... para ti que callas ante las canalladas de tus compañeros sin darte cuenta de que eso te convierte en canalla.

Abre los ojos, madero.

Ábrelos y verás que te venden cada día, que vales para tus amos lo que vale la carne de cañón... que su benevolencia ante tus excesos no es sino para vestirte de monstruo y hacerte objeto del desprecio social.

Mira hacia adelante, madero.

Mira y descubre que tu futuro no pinta bien... que poco a poco tu vida tiene aspecto de casa cuartel... que a pesar de las apariencias, el eslabón más débil de la cadena eres tú... que será sobre ti sobre quien caerá la violencia inevitable de los seis millones de parados, de los cientos de miles de dependientes que han sido abandonados a su suerte, de la legión de jóvenes sin trabajo ni esperanza... ¿qué otra cosa esperabas, madero? ¿esperabas acaso que tu uniforme y tu miserable sueldo te situara por encima del lodazal? ¿esperabas que podrías mantener alejado el infierno a base de golpes de porra? No, madero... las cosas no son como te dijeron... las cosas son bien distintas... y lo vas a descubrir a fuerza de golpes... a fuerza de desprecio... a fuerza de miedo.

Verás, madero... quiero explicarme... alguien está amontonando la basura en el patio trasero, cuando esa basura se acumule lo suficiente y su hedor lo llene todo, surgirán las ratas... en principio no se dejarán ver, si acaso alguna despistada (aunque dicen que si ves una es que en realidad hay cientos). Hay muchas clases de ratas... las hay gordas, viejas, lustrosas, las hay que como yo se limitan a infectarlo todo, a mordisquear las puertas, a defecar en la comida, a lamerse las patas tras los tabiques... pero también las hay famélicas y rabiosas, de las que a la menor ocasión se te lanzan a la cara, ratas sin nada que perder y que puestas a morir de hambre prefieren morir mordiendo. Con esas ratas no se pacta, madero... no se las reúne en asamblea, no se las habla de convivencia y civismo... a esas ratas no se las piden cuentas, a esas no se las asusta con multas o detenciones... porque bastante tienen con ser ratas... con vivir entre la basura y con comer mierda.

Los que no dejan de tirar basura en el patio trasero te ordenaron el pasado sábado que hicieras tu trabajo, ese extraño trabajo que básicamente consiste en hacer lo que se te manda sin poner objeciones... y en ello te empleaste con toda dedicación... eso sí, madero... sin pensar que mientras corrías tras las ratas... alguien echaba otra bolsa de basura por la ventana del patio trasero, y otra más, y muchas más... y todo con tal de que llegara al fin ese primer cadáver.

Cientos de miles de manifestantes en la Plaza de Colón... mil setecientos policías desplegados por los alrededores de la calle Génova... mil setecientos protegiendo a los señores de la basura y a menos de quinientos metros, cuarenta de los tuyos rodeados por miles de ratas furiosas... hambrientas... deseosas de hacer pagar a alguien por su ruina, por la de sus hermanos, la de sus padres, y probablemente la de sus hijos.

Y tú ahí en medio madero... dispuesto a darlo todo por tus amos... recibiendo órdenes de permanecer en medio de un infierno... dispuesto a aceptarlo todo por un sueldo que muy pronto te quemará en las manos... cuando caigas en la cuenta de que proviene de quienes recortan la sanidad de tu hijo, la educación de tu hija, la pensión de tu madre.

Pronto, más que pronto, habrás de decidirte madero... como todos, tú también habrás de elegir, elegir entre seguir siendo madero o ser policía, elegir (mientras estés a tiempo) entre víctimas y victimarios... tendrás que tomar partido y arriesgarte a desobedecer, arriesgar como arriesga una rata... escoger entre los que tiran la basura y los que la comemos... justo antes de convertirte en asesino... o justo antes de ser devorado.

Te quieren muerto, madero... te quieren santo, muerto, y mártir... los amos sabrán cómo hacerlo... porque lo importante no eres tú, ni las ratas... lo importante es cubrirlo todo de basura.










miércoles, 19 de marzo de 2014

LA SANGRE DE TU SANGRE



No te escondas... no apartes la vista... no son tiempos de mirar hacia otra parte mientras el horror llama a la puerta... no es momento de bromas ni floridos ripios... es la hora de la verdad... por jodida que sea.





Esta es la realidad, y no la amable versión del telediario... ni siquiera la media tinta de los expertos en decir lo que quieres oír, y sólo lo que quieres oír... en mostrar lo que quieres ver, y sólo lo que quieres ver.

Ha sido esta misma mañana, bien temprano, en la valla de Melilla, en la frontera de este mundo con el otro, con el de los no personas, con el de los no humanos... esta misma mañana, mientras la vida pasaba...


Mientras el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, se persignaba y ponía los labios en su escapulario... justo antes de salir de casa para ir a misa de ocho.

Mientras un consejo de sabios asesoraba a Mariano Rajoy sobre como mantener el afilado de las cuchillas... sobre la altura adecuada de esa valla que ha de contener el hambre y la desesperación... la que rodee España entera... que la convierta en algo más que inexpugnable... que la convierta en prisión.

Mientras el presidente del Gobierno, la Ministra de Empleo, Juan Rosell, Jesús Terciado, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez acordaban un "ambicioso calendario de negociaciones" de cara a la nueva e inminente reforma laboral.

Mientras el presidente de la Generalitat de Catalunya continuaba en su probo intento de buscar una nueva patria donde aplicar las políticas de las que reniega, y ya de paso, escapar de una vez por todas de un futuro y poco probable proceso por corrupción... mientras el gran hijo de patria y de patriota conocido como Oriol Puyol era imputado por enésima vez por cohecho.

Mientras Tejero "el golpista" compartía risa y desayuno con su hijo el coronel... y su hijo el cura.

Mientras la vicepresidenta del Banco Europeo de Inversiones (BEI), Magdalena Álvarez, se peinaba y reprochaba a la juez Mercedes Alaya tan cruel inquina por saber cómo consiguió tamaño y espectacular patrimonio tras su paso por la política.

Mientras en el metro de Madrid se lanzaba a las vías ese suicida nuestro de cada día...

Mientras otros, no tan valientes, no tan cobardes, pero igualmente desesperados, daban a su hijo el último pedazo de comida que les quedaba y volvían a jurarse... conteniendo el grito... que antes de quitarse de en medio se llevan a algún cabrón por delante.

Ya veis... no mejoro...

Este agujero mio ya no puede gastar en flores, ni en espejos, ni siquiera en húmedos tratados... al menos mientras la sangre que ahora mismo empapa la maldita valla de Melilla no se me baje de la cabeza.


martes, 18 de marzo de 2014

DE LAS PENSIONES



He decidido dar comienzo a una serie de entrevistas grabadas (breves, sí, breves)... ejemplos todos ellas de lo que nos falta, de lo que no aparece bajo los focos de los medios de información convencionales... de lo que pareciendo no existir, sin embargo abunda... de lo que debería llenar las instituciones... antídotos andantes y parlantes contra la perversa estulticia que nos gobierna.

Serán también utilísimos remedios tapajuntas, eficacísima masa de relleno en esos momentos en que a todos nos hacen la pregunta final... "¿Y después del vaciado del que hablas, y después de que ladrones y encubridores sean detenidos y juzgados... a quién ponemos en su lugar?"

Helos aquí... a partir de aquí... personas casi anónimas... personas de una a una... personas dueñas de sus palabras y no esclavos de ejecutivas... personas con ideas tan cargadas de sentido que las viejas parecen nuevas (y las nuevas, viejas).

Desmentirán embustes tantas veces repetidos que ya casi son dogmas, nos hablarán sobre lo que más nos concierne a todos, fundamentalmente de nuestras heridas, de las causas y de los remedios, de los sueños que nos roban y de las pesadillas que nos regalan... de lo que un día tuvimos, de lo que hoy no tenemos, de lo que deberíamos coger.


Ver vídeo




sábado, 15 de marzo de 2014

DE LA TRANSICIÓN



De la transición... de la transigión... de la transacción... del traspaso de un gran negocio... de la continuación de la dictadura por otros medios... del despertar de un mal sueño para caer en la pesadilla.

De eso nos cuenta Alfredo Grimaldos, sin ira, como quien se frota una cicatriz mal curada, como el que habla de un hijo canalla.

De una gran mentira llamada González, de los deseos cumplidos del dictador, de un traidor llamado Carrillo, de los primeros pasos... de los huesos y la sangre con que adoquinaron este camino hacia ninguna parte.

Buena entrevista... buen recordatorio... mejor remedio para lo que llega, para esa inminente tormenta cargada de nuevos salvadores con sus viejas y vanas palabras... tan parecidos a aquellos, tan dispuestos a repetir punto por punto, la vergonzante estafa.

Un trago de jarabe contra la ceguera y el olvido... de los que revuelven el estómago... de los que amargan... vaya que si amargan... pero aclaran las ideas.

Ver vídeo


jueves, 13 de marzo de 2014

EL GRAN HOSTIÓN



Se requiere de cierto talento para destruir...

No es tan fácil derruir un partido que no existe desde hace ochenta años, un partido que sólo ha servido para legitimar la continuación de la dictadura, un partido que ha entregado a la Iglesia esa parte de la educación pública que hoy llamamos "concertada", un partido que ha supuesto el verdadero cortafuegos de la verdadera democracia y la verdadera política, un partido que como ningún otro ha traicionado su memoria y su ideal.

No es fácil demoler un partido que nunca fue partido, sino madriguera de alimañas provenientes de cuarenta años de dictadura, gruta de ladrones, casino de terratenientes, vomitorio de señoritos devenido en cartel y mafia... pilón de aguas sucias donde lavar manos manchadas de sangres ya resecas.







El Gran Hostión llega... ya se deja oír... y arrasará (aunque no lo quiera dios) con todo, o con al menos esta versión bipartidista de la amable dictadura que en nuestro pobre paladar sabe a democracia...

Y no será por razones más nobles que el simple hartazgo llevado al límite y la pura necesidad...

Cuando no se puede encender la luz, cuando ni un trabajo te libra de la pobreza, cuando el dinero público colma el alcantarillado del estado y un niño necesita veinte toneladas de tapones de plástico para ser operado... cuando todo esto ocurre cada día, es cuando ese juego al que llevamos décadas jugando deja por fin de tener sentido.

Ya no importan esos presuntos argumentos pseudoideológicos de barra de bar que hasta ahora mantenían entretenida a la ciudadanía... ya no importan porque esa infantil creencia de que había dos formas distintas de vivir muere con cada nuevo parado, con cada nuevo desahucio, con cada nuevo anciano que abandona su tratamiento por no poder pagarlo.

Ahora una verdadera y empobrecida mayoría sabe, o empieza a saber, que sólo hay una manera de pasar hambre, que sólo hay una manera de pasar frío, que sólo hay una manera de encerrarse en el cuarto de baño para que los niños no te vean llorar.

Ahora, aquella inmensa minoría de antaño, ha aprendido a fuerza de golpes que sus vidas no han estado gobernadas por dos partidos, que sólo eran uno... con dos caras, eso sí... con aparentes diferencias, las imprescindibles para no destapar la farsa... pero coincidentes en lo inmoral... simétricos en lo mortal.










jueves, 6 de marzo de 2014

EL MÉTODO



El Método (2005) es una película de Marcelo Piñeyro en la que se nos muestra el truculento proceso por el que una empresa realiza eso que llaman "selección de personal".

Se trata simplemente de una ficción, una no demasiado creíble denuncia social repleta de personajes estereotipados, todos demasiado distintos, todos sobreactuados, todos convenientemente etiquetados con trazo grueso y todos enfrentados entre sí por un puesto de trabajo. Nada tan viejo... y nada nuevo.






Esto es otra cosa... y a la vez la misma... tan real que parece inventada.
Calle Germans Thos i Codina nº49, Mataró, Barcelona, España.
Ecoline10, empresa dedicada a la distribución de productos de limpieza, realiza un proceso de selección para un puesto de trabajo como vendedor de aspiradoras a domicilio.
Uno de esos empleos tan de nuestros días, de los de hoy para mañana, pagado con un sueldo de mierda y en unas condiciones de mierda, uno de esos trabajos que "son mejor que nada"... es decir, un 99% de mierda y un 1% de nada.

Creo que sabéis de lo que odio.

Dice la web de Ecoline 2010 que "la empresa nace con la idea de transformar su hogar en un ambiente saludable confortable y limpio para vivir"... que "en Ecoline favorecemos el desarrollo profesional y el trabajo en equipo"






Y lo que en Ecoline10 entienden por "desarrollo profesional y trabajo en equipo"consiste en algo realmente extraño. Algo tan curioso como recibir a los aspirantes y someterles durante varios días a interminables y agotadoras sesiones de "formación y motivación"... bailar alrededor de unas sillas al ritmo de una música a todo volumen y sentarse cuando esta cese para que los "menos capaces" queden de pie y por lo tanto eliminados... reunir decenas de candidatos en una sala y dejar caer un billete de 50 euros en el suelo ofreciendo un contrato a quien lo atrape... observar satisfecho como todos, sin excepción, se abalanzan sobre el billete entre golpes y empujones... contemplar cómo una joven yace en el suelo incapaz de moverse, con una vertebra rota, y abandonar el lugar sin ni siquiera hacer una llamada... contratar a dicha joven al presentir el posible ruido mediático y despedirla un mes después (estando todavía ingresada) por no haber superado el periodo de prueba.


¿De quién hablamos? Hablamos de uno más entre lo que compone la clase empresarial de este país, hablamos de la esencia de eso que hoy llaman emprendedores de éxito, hablamos de la casta negra, de los ladrones (o hijos de ladrones) que desde la política o desde la empresa privada prosperan y engordan al calor de nuestra miseria.


Hablamos de Pedro Santamaría, alguien muy popular en los foros de estafados por la venta masiva y siempre al borde de la ley (a través de organizaciones piramidales) de toda clase de cachivaches... alguien que conoce los pasillos de los juzgados como la palma sucia de su mano... alguien que junto a su hija Irene Santamaria Reguant y el marido de esta, Jaume Bordas (el presunto lanzador de billetes), dirigía Ecoline10 hasta el "accidente" de los 50 euros... alguien enredado en el caso de la aspiradora milagro, en la lucrativa operación Kirby... alguien que asediado por la mala prensa se vio obligado a cambiar Rubí por Mataró... alguien que contrata por media jornada y obliga a quien quiera ganar más de 450 euros a trabajar once horas realizando visitas por toda la provincia, a entregar teléfonos y direcciones de familiares a los que ofrecer sus carísimos (3000 euros) trastos, a exprimir hasta lo inconcebible a sus más que precarios trabajadores... alguien, que desde abajo y como el condenado y encarcelado ex-presidente de la CEOE, representa con toda exactitud la sangrante tragedia que, a la sombra de una reforma laboral hecha a su medida, se representa a diario en todo el mercado laboral español... y en particular, entre los más necesitados.

Pero esto no acaba aquí...

Que la mugre no sólo impregna al mundo empresarial, ni al político que lo ampara y lo promueve... que la suciedad, tal vez por efecto de la gravedad y de los tiempos, resbala hacia abajo para enmerdarlo todo...

Descartada la posibilidad de que la totalidad de los incontables aspirantes a aquél trabajo fueran ciegos, sordos, y mudos... y tarados mentales. Descartada la posibilidad de que no apreciaran el casposo aspecto de cuanto veían y escuchaban... de que no advirtieran tras los interminables "cursos de formación" que aquél no era precisamente el trabajo de sus vidas... de que no sospechasen que tras el humillante juego de las sillas no podían esperar el más mínimo gesto de respeto una vez contratados... descartado todo ello, digo... ¿cómo se pueden prestar a algo tan denigrante como el recoger entre empujones un billete que alguien les tira al suelo?

No se trataba de supervivencia, no se les negaba el alimento, ni el agua, ni se les amenazaba con morir si fracasan en su intento de ser seleccionados... se trataba de lo que nos compone... se trataba de lo que estamos dispuestos a perder con tal de ganar... se trataba de lo que pedimos que se nos pida... se trataba de un sistema que ya es nosotros.

No se trataba de una película... se trata de la puta realidad.