Translate

martes, 2 de abril de 2013

VER PARA CREER


Y llegará ese día en que el telediario sea algo así.

Ese día en que, a fuerza de insistir, caiga el decorado... ese día en que, a fuerza de creer, todo se hará realidad.

Sólo por poder contarlo, y solo por eso, he visto el último telediario. Miedo y nada, de eso trataba.

Muñecos y muñecas de tamaño natural simulando hablar con nosotros mientras trastabillan entre lo medio aprendido y lo que mal leen en una pantalla.

Particularizando en lo general... y generalizando en lo particular.

Contándonos que una vaca de Arabia ha perdido un cuerno al ser rescatada de un lago helado, pero ocultando el hecho de que el 80% de la pesca de todo el Océano Pacífico ha quedado gravemente contaminada por la catástrofe de Fukushima. Recordándonos las últimas cifras macroeconómicas, y olvidando los nombres y apellidos de esos que hoy mismo serán desahuciados de sus casas para convertirse en mendigos de por vida.

Ímprobo esfuerzo el suyo y el de sus amos por repoblar el planeta de seres felices y satisfechos de sí mismos, de esos que acuden raudos al primer toque de trompeta o a la próxima izada de bandera, prestos y dispuestos a detenerse en seco al más mínimo rastro de miedo...

Documentos como este son necesarios para que el vacío no lo llene todo, para no callar a gritos... pero son aún más necesarios para que creamos en creer... y creer en nosotros mismos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada