Translate

lunes, 31 de diciembre de 2012

CINCO CLAVOS... UN ATAÚD



Cosas que recordar mientras nos dicen que estos políticos, estas instituciones, y esta constitución nos amparan...




Cosas que olvidar para poder comprender que la violencia no es el camino...



domingo, 30 de diciembre de 2012

EL PASADO



El pasado es esto que estoy haciendo, el tiempo transcurrido mientras aprieto cada tecla, mientras pienso en apretar cada tecla, mientras pienso en pensar que aprieto cada tecla...

Es por eso que el presente no existe... y si existe, no tenemos jaula donde encerrarlo.

¿El futuro? Más vale que lo olvidemos. Es sólo un mito.

Por eso importa tanto el pasado, porque es lo único que tenemos. Es lo que nos define, lo que nos limita y nos da fuerzas, lo que demuestra que un día fuimos crueles y cobardes... pero también honestos y valientes... y por eso mismo ha de ser enterrado.

¿Cómo seríamos si conociéramos nuestro pasado? No, ese no... el de verdad. 

¿Qué haríamos si supiéramos qué fue y qué fue inventado... si todo quedará por fin desenterrado y expuesto a la luz del sol?

Es cierto... puede que nada... pero al menos ya no tendríamos miedo.

Patricio Guzmán no tiene miedo. Patricio es un chileno que ha dirigido un documental titulado "Nostalgia de la luz". Patricio nos cuenta de un inmenso y lejano desierto donde no hay vida, donde no hay una sola gota de agua, donde nada crece... vacío de todo... pero donde el pasado cae del cielo, brota del suelo y flota en el aire.

En el Norte de Chile, a tres mil metros sobre el nivel del mar, en el lugar más inhóspito de la Tierra, alguien busca su pasado.

Unos se empeñan en desvelar el pasado de las estrellas gracias al cielo sin nubes... otros se aprovechan de que la absoluta sequedad del suelo preserva los restos humanos para siempre. Todos encuentran secretos ocultos y enterrados, momias, exploradores, mineros, indígenas y osamentas de los prisioneros políticos de la dictadura... astrónomos que buscan vida extraterrestre... madres que buscan a sus hijos muertos.

Bien podría decirse que ese desierto, el de Atacama, es todo una mina... que debería ser declarado reserva natural de la memoria... pesadilla de los tiranos, de los enterradores del pasado... paraíso de los valientes. 

Gracias Patricio.


El trailer...




El documental completo... NOSTALGIA DE LA LUZ


lunes, 17 de diciembre de 2012

PECES CHICOS COMEN PECES CHICOS



En ocasiones, no siempre, soy capaz de hacer algo realmente extraño, puedo a escuchar una palabra como si la oyera por primera vez, como si nadie antes que yo la hubiera pronunciado jamás. Les aseguro que contra lo que pueda parecer, eso de partir de cero e indagar significados es algo realmente práctico.

Hace unas horas, mientras leía cierto artículo de un periódico, dije en voz alta: "Lucha de clases"

Fue pronunciar esas dos palabras y comenzar a pensar qué demonios significaban... el sentido que normalmente se les atribuye estaba muy lejos en ese momento... y mientras regresaba, me entretuve en darle vueltas a su concepto más simple y directo. Busqué como buscaría un niño, y comencé por lo que se intuye a primera vista.

"Lucha de clases"... me sonaba a combate entre entidades distintas, antagónicas... conjuntos de cosas que compiten... grupos de personas que pugnan entre sí...

Así pues, y para darle algo más profundidad, me pregunté... ¿Qué línea separa y da más sentido a eso de "Lucha de clases"? ¿Cuál es el porqué de la lucha? ¿Qué define a esas clases? ¿De qué modo podemos agrupar a las personas... qué cualidad podemos elegir al diferenciarlas sin que nada quede fuera?

Mujeres... hombres... ricos... pobres... ilustrados... ignorantes... creyentes... ateos... obreros... patronos... 

Estas bien podrían ser las clases... pero ninguno de esos grupos es hermético. En su lucha, todos se entremezclan en algún momento y bajo determinadas circunstancias. Hay mujeres que educan a sus hijos para que maltraten a otras mujeres...  hay hombres que torturan hombres... jefes que humillan a sus esposas en sus horas libres, y a sus empleados en horario de trabajo... ilustrados sin rastro de piedad... ignorantes de refinado sadismo con respecto a mujeres pobres o ricas, con respecto a obreros y patronos... y todos ellos,
sin sentirse limitados por su condición, son capaces de sembrar a su alrededor todo lo malo que puede albergar un ser humano.

Liberemos a las mujeres... eso será cosa buena. Emancipemos al explotado y dobleguemos al explotador. Salvemos a los niños del maltrato y el abuso. Hagamos un sabio de cada gañán... pero aún tras tamaña proeza, seguiremos presos de las la mismas cadenas, las que nos ponemos unos a otros con la estúpida esperanza de que las nuestras se harán así más llevaderas. Solo hay una liberación... la que traerá todas las demás... la liberación del ser humano por el ser humano... la que abarcará de un solo golpe todas las libertades y todas las emancipaciones.

¿Es la mano de Mariano Rajoy la que derriba la puerta durante un desahució? ¿Es acaso alguno de sus ministros el que niega un medicamento a un enfermo? Un tirano nunca lo es por su propia mano, no le es posible... necesita de nosotros, de que parte de sus víctimas ejerzan su vileza sobre sí mismos y sobre el resto... que su rebaño recele del rebaño... que cada uno de nosotros se convierta en verdugo de verdugos.

Lo sabemos... y aún sabiendo obedecemos.

Nos contaron que los monstruos comen peces, y que esto no es más que una ley natural. Así es como los peces más pequeños, incluso los más honestos, nos convertimos en monstruos que devoran a otros peces... porque creemos que si somos monstruos ya no seremos devorados... hasta que un mal día nos damos cuenta de que a pesar de todo, de tanta palabra y tanto cuento, nunca fuimos otra cosa... solo peces... a punto de ser devorados...

La clase de personas que termina siendo explotada, ultrajada, y desposeída ha sido siempre la misma desde el principio de los tiempos.

La clase de personas que explota, ultraja, y desposee a otros no ha cambiado jamás de nombre.

Esta es la lucha de clases en su significado más absoluto.





sábado, 15 de diciembre de 2012

CAPIO SÍ PAGA TRAIDORES



No hay dos sin tres...

Carta de un médico de la sanidad pública. Dic 5, 2012

Esto lo escribo yo, no lo he copiado de nadie, ni es un comunicado de ninguna asociación:
Necesitamos vuestra ayuda!. Necesitamos que todo el mundo en Madrid se entere que esto no es un asunto de ideología, que cuando vayan o lleven a un familiar a un hospital privatizado (o externalizado, como le gusta al consejero) van a atenderlo muy bien y con habitación individual, pero cuando haya que ponerle una prótesis le pondrán la más barata, no será mala, pero no será la mejor, ni estará entre las buenas, simplemente cumplirá los mínimos.


Le pondrán un tratamiento de quimioterapia que no estará en primera línea ni entre los más modernos, será uno válido, pero no entre los punteros y que mejores resultados ofrece. Que para realizarse un tratamiento de cateterismo cardíaco o una operación por un gran quemado o una cirugía vascular, o un tumor cerebral, le remitirán a uno de esos hospitales públicos menos rentables pero que ponen por delante la salud de su familiar a ganar unos eurillos.


Que si esos hospitales, gestionados por una empresa que, y es lógico, tiene que sacar beneficios, serán rentables para esa empresa el dinero lo tienen que quitar de esa atención, bien con esa prótesis de rodilla de las baratas, con ese tratamiento de quimioterapia barato, o quitando 2 enfermeras del turno de noche y que una gestione la planta, que, habitualmente será suficiente, pero una noche se pondrán malos dos pacientes a la vez y no dará a basto, y uno puedes ser tú o tu padre, o haciendo que el médico de guardia en vez de estar durmiendo en el hospital, esté localizado, porque pagan menos por guardia, y tarda veinte minutos en llegar al hospital, pero si tienes una perforación intestinal, o tu abuelo tiene una crisis respiratoria o sufres un infarto, esos veinte minutos pueden ser cruciales. Y estas cosas no las dice el consejero. Esto no sale en la tele, y, si me apuras, si no te paras a pensarlo, serían cosas que pasarías por alto.


Y con todo esto se ahorrarán unos euros en sanidad…ni siquiera. El hospital de Alzira, primer hospital español con este modelo, hace 15 años, tras unos años de actividad, transmitió a la consejería valenciana de salud que no podía seguir haciendo frente a la atención de pacientes con el mismo dinero, teniendo éste que aumentar considerablemente la asignación, ofreciendo una cifra de gasto mayor que la de un centro público.
Y esto hace preguntarse, ¿por qué, entonces, si no es más rentable, quieren cambiar ese modelo? ¿qué intereses ocultos puede haber?


Para encontrar la respuesta uno tiene que irse a las empresas que hasta ahora han “Ganado” esos concursos de adjudicación de hospitales en Madrid. Capio y Ribera Salud. Y ¿quién forma parte del accionariado de esas empresas? ¿quién está en sus consejos directivos? ¿quién es asesor de esas empresas? Os ruego que busquéis en Google la respuesta.


No puedo terminar sin pediros, otra vez, que apoyéis, difundáis, expliquéis, etc… lo que os acabo de contar, que se lo digáis a vuestros padres, abuelos, hermanos, que lo comentéis en vuestro trabajo, a vuestros amigos…que el día 20 de Diciembre se aprueba y será demasiado tarde para plantearse que no hemos hecho lo suficiente.


Gracias.


...

A veces nos preguntamos quienes son los mercados... quienes están al principio de la lista cuando nos dicen que toda esta locura que amenaza con destruir nuestras vidas proviene de la codicia de grandes corporaciones, multinacionales, o fondos de inversión... uno de esos nombres es CVC Capital Partners.


Un verdadero gigante económico con activos por encima de los 46 billones de dólares, un descomunal monstruo que extiende sus tentáculos hasta asuntos tan variados como la industria del motor, medios de comunicación, madera, grandes superficies (Cortefiel), transportes, telecomunicaciones... y cómo no, sanidad.

Todo dirigido por un hombre llamado Michael Smith, todo con sede en un paraíso fiscal, y una oficina central en Londres... ocurre muchas veces, las peores enfermedades tienen un mecanismo increíblemente simple.

Inversión lo llaman... pero quieren decir especulación, aprovechar e incluso forzar la devaluación de algo, comprarlo a buen precio, exprimirlo a fondo durante el tiempo justo... y venderlo de nuevo antes de que nadie perciba que compra un desecho. Alguien lo llamará negocio... pero su nombre es estafa.

¿Pero cómo llamarlo cuando se pierden vidas durante la farsa? ¿Y si mientras se engaña al primo de turno... mientras se le enseña el billete autentico y se esconden los recortes de periódico... alguien muere? ¿Cómo llamarlo cuando cansados de manipular la información, hartos de arrasar selvas, agotados por el esfuerzo de explotar trabajadores a lo largo y ancho de este mundo... deciden hacer rentable (y solo rentable) la destrucción de todo un sistema sanitario?

El monstruo es monstruo... pero no imprudente. Por eso alarga uno de sus tentáculos para atrapar a su presa... y esa presa es el sistema público de sanidad español... y ese tentáculo se llama CAPIO.

La puerta está abierta... también las ventanas... nada se interpondrá entre el monstruo y su víctima porque alguien las dejó de par en par a cambio de las migajas. Los monstruos saben recompensar a sus siervos... CAPIO no será menos que GAS NATURAL o ENDESA... estos no son Roma... estos sí pagan traidores.





Gracias Pata

jueves, 13 de diciembre de 2012

YO GORILA




Aunque parezca mentira, yo también tuve veinte años... incluso menos. Yo también fui un estúpido ignorante que creía que la democracia había vencido al franquismo... que las personas, a fuerza de crecer, maduraban... y que eso era bueno.

En aquél tiempo yo votaba, es decir, voté. Fíjense si era idiota, que estaba absolutamente seguro de que Felipe González era rojo...

Viéndolo desde ahora era casi lógico que terminara como terminé, haciendo la mili como voluntario en el mismo centro del cuartel general del ejército, a varios millones de kilómetros de la universidad y trabajando como eso que laman "portero de discoteca". Fresco como una lechuga y sin demasiada responsabilidad (siempre estaba acompañado por otros más veteranos), dinero fácil, la noche, el día libre, y los pies en el aire.

Aún así no tarde mucho en huir, pues a pesar del dorado aspecto de aquél trabajo, casi nada era de oro... casi todo era de lata.

Durante aquellas noches de aquellos meses, vi muchas cosas, aprendí otras pocas, y todas tienen todo que ver con el artículo que Félix de Azúa publica el EL PAÍS. Yo no podría contarlas mejor, con más mala hostia puede, con más palabras también... pero no tan claramente.

Por eso, por no repetir y empeorar lo que otros cuentan mejor que yo, les dejo con "Los viejos amigos de los jóvenes". En mi opinión, el mejor artículo en lo que va de año, un certero resumen de lo que es la noche noche y una demoledora crónica de nuestro día a día.

Sin que sirva de precedente copio y pego.


Viejos amigos de los jóvenes

Hace ya bastantes años caí yo en una reunión de conocidos, convocada por alguien que estrenaba casa. Era una mansión extravagante, levantada en el interior de un patio de manzana próximo a la Plaza de Cataluña. Una ilegalidad sonrojante, pero del siglo XIX, cuando el desarrollo del Ensanche barcelonés facilitó toda suerte de negocios sucios muy bien explicados por Mendoza en La ciudad de los prodigios.El dueño de la mansión mostraba ufano sus salones y un cine entero que había instalado en la parte superior, lo que algún día fueron buhardillas.



Entre los presentes había viejos amigos de la época antifranquista, convertidos ahora en promotores inmobiliarios, consejeros de la Generalitat, agentes de publicidad, diputados, concejales, o simples profesionales, pero casi todos giraban alrededor del ayuntamiento de Barcelona como abejorros en torno a una flor suculenta. Eran los tiempos del triunfo absoluto de los socialistas catalanes, justo después de los Juegos Olímpicos. Como en tiempos de François Guizot, al oír el grito de Enrichissez-vous! lanzado por Felipe González (¿o fue Solchaga?), aquellos antiguos revolucionarios habían seguido mostrando una férrea obediencia a la autoridad.



Fui a dar a una mesa con gente de mi promoción universitaria a la que conocía más íntimamente porque aún no hacía muchos años que todos pasábamos el verano en tres o cuatro pueblos de la costa, recorridos incansablemente de fiesta en fiesta con el 600 de algún colega. Comenzaban a prosperar los negocios y promociones brutales de los Pujol&Co que iban a lanzar la montaña, el románico y la butifarra como alternativa nacionalista a los corruptos izquierdistas de playa, discípulos de Coderch y monocultistas de la gamba de Palamós, pero aún no eran mayoría.


El botellón parece haberse adoptado como “bien cultural autonómico”

Salió a colación la reciente costumbre de los adolescentes que se reunían a emborracharse por centenares (ahora son miles), práctica que parece ya adoptada como “bien cultural autonómico” con el nombre de botellón en las diversas comunidades y regiones, pero que entonces sólo despuntaba. Se me ocurrió decir que una política francesa, comunista de cierto prestigio y casada con un célebre escritor, tras visitar la ciudad con mucha curiosidad se había quedado perlática al ver los botellones de Madrid y Barcelona. “Están ustedes elevando la peor juventud de Europa”, dijo con un claro galicismo. Se alzaron aquella noche muchas voces para tacharla de reaccionaria, de francesa reprimida, de menopáusica, de estar casada con el mayor imbécil que había luchado con el Che y otras grandezas. El más furioso era un señor delgadito de aspecto insignificante que aullaba sobre los derechos de la juventud a “pasárselo bien” y a rechazar a sus padres, todos ellos reaccionarios y franquistas.

Luego supe que era el marido de una concejala de la parte más elegante del partido, que controlaba los bares clandestinos de la zona baja. Gracias a él las discotecas atronaban sin que nadie pudiera hacer nada contra ellas. Se había enriquecido alquilando con hombres de paja gigantescos alpendres del extrarradio que abrían para macrofiestas sin permiso municipal ni el menor sistema de seguridad. Fue entonces cuando por primera vez me percaté de la enorme cantidad de dinero que las hienas de la noche iban a recaudar en estrecha relación con las mafias locales. Luego he ido viendo que esa gigantesca escupidera de oro se sostiene sobre tres patas: las mafias que trafican con alcohol y drogas (suelen, además, adjudicarse la “seguridad”), los así llamados empresarios de la noche (dueños de locales que en su mayor parte no son suyos) y la conexión municipal. Si falla una de estas tres patas, el negocio no funciona. Se necesitan entre sí como líquenes parasitarios.

No estoy diciendo que la muerte de cinco pobres muchachas hace una semana sea debida a las tres patas antes mencionadas ni a la rampante criminalidad madrileña, pero que las tres patas andaban metidas en el negocio de las dieciséis mil criaturas encerradas en aquella ratonera, no puede dudarse. Equipos de seguridad que no actúan o que se van a tomar un café cuando se produce la avalancha. Un segundo cuerpo de seguridad (igualmente pagado a alguien por alguien) que sólo se ocupa del exterior, pero que en realidad no se ocupa de nada. Venta de entradas sin control alguno. Edificio municipal sin las menores garantías de evacuación. Inspectores inexistentes. Médicos zarzueleros que vienen a salir a uno por cada ocho mil personas. En fin, el conjunto de chapuzas que acabó con la vida de esas cinco muchachas habría sido imposible si alguien hubiese creído que podía tener alguna responsabilidad. Pero no. Todos eran irresponsables, sea porque estaban protegidos, sea porque les importaba una higa, ya que sabían que no iba a pasarles nada. Y lo cierto es que seguramente no les pasará nada. Los jóvenes tienen derecho a divertirse y los mayores a ganar dinero chupándoles la sangre. Luego dejan el cadáver tirado en una cuneta.


No habrá responsables de la muerte de cinco pobres muchachas

Muchas veces, cuando cruzas la ciudad y observas los grupos, nutridos y jaraneros, de borrachos vociferantes, los portales convertidos en urinarios, las peleas y vomitorios que en algún momento llegarán hasta los informativos de la tele, pero sólo como ilustración de lo bien que se lo pasan los chavales, uno se pregunta cuánto dinero debe de estar haciendo alguien para quien la vida de las gentes (las que arman bulla y las que no pueden dormir) es como la vida de las gallinas para el granjero. Un inconveniente con el que hay que contar. A veces se mueren, y no es bueno para el negocio, pero tampoco nos vamos a arruinar cuidándolas, ¿verdad? Dos bombillas y a vivir.

Quizás algún día, cuando vuelva a existir el periodismo, a alguien se le ocurra seguir la senda (por otra parte facilísima de trazar) que lleva del mafioso al munícipe y de éste al “emprendedor”. Porque los tres se necesitan, los tres se protegen, los tres se encubren, tienen el mismo despacho de abogados y sólo alguien externo puede señalarlos cuando pasean por la calle. De los tres, el que más repugnancia produce es el topo introducido en el ayuntamiento. No tiene que hacer absolutamente nada. Sólo controlar los papeles: que entren los que han de entrar, que no salgan los que no han de salir. Y vigilar el matasellos cubierto de telarañas junto a los dos mil expedientes amontonados.

Me pregunto cuánto dinero, qué cantidad exacta, habrán dejado como beneficio estas cinco vidas. Y a quién corresponde cada parte.

Félix de Azúa es escritor.


lunes, 10 de diciembre de 2012

CAUTIVOS Y DESARMADOS




Si en la anterior entrada negaba la muerte de Franco... si me resistía a aceptar que vivamos en un país democrático donde existe justicia y no sólo ley... ahora, con imágenes como estas, declaro cautivo y desarmado al sentido común, a la dignidad, al derecho, la decencia...

Para los que no tengan noción de ello, esto era y es el franquismo... alguien que se aprovecha de su autoridad para sacar partido de lo injusto... alguien que a plena luz del día y sin temor a ser castigado, roba, atropella, abusa...

No sé tú... yo doy por muerta toda esperanza.... la podredumbre ha alcanzado su completa metástasis y lo emponzoña todo, lo pervierte todo, desde el Parlamento hasta la más pequeña comisaría.

Es la Policía Nacional y Municipal de Puerto Real... son las dependencias donde se ha depositado la mercancía requisada a un vendedor ambulante... posiblemente se tratase de un agricultor cansado de vender sus productos por una miseria y encontrarlos en una gran superficie a precio de oro... son bolsas de frutas y verduras que en estricta observancia de la ley no son entregadas en bancos de alimentos... (que la ley no está para dar de comer a los necesitados)... son bolsas de alimentos que se arrojan al camión de la basura o se reparten entre funcionarios y amigos... en el aparcamiento, a plena luz del día, posiblemente incluso a sabiendas de que son grabados.

Aún así, supongo que alguien pensará que si aquello se iba a tirar de todos modos, ¿qué importa que alguien lo aproveche? Yo digo que sí importa... importa porque apropiarse de lo requisado es robar... pero importa más que un funcionario público decida infringir la ley en su propio beneficio y no hacerlo para ayudar a los más desfavorecidos.

En cuanto a nosotros, a los que vemos día sí y día también escenas parecidas, poco parece importarnos nada... nos declaramos indignados, estafados, hartos de estar hartos de no hacer nada... por eso no comprendo qué esperamos... el círculo empieza a ser tan estrecho que ya no hay apenas estado de derecho que arriesgar, ni libertades que conservar... ya solo queda decir !Basta!

Y callamos.



sábado, 8 de diciembre de 2012

FRANCISCO FRANCO (1892 - ¿?)







Este Noviembre, como cada año, en la madrileña Plaza de Oriente, se ha rendido homenaje póstumo a alguien llamado Francisco Paulino Hermenegildo Teódulo Franco Bahamonde, el Caudillo, el Generalísimo... o simplemente Franco.

Dictador español desde 1939 hasta 1975, perjuro y traidor a la república, comandó en 1936 un golpe de estado contra el gobierno español, un golpe que fracasó y provocó una guerra civil que acarreó la muerte de un millón de personas. Fue también responsable de los 50.000 republicanos ejecutados nada más finalizar la contienda, de las 270.000 personas encarceladas en condiciones infrahumanas, así como del exilio de otros dos millones de españoles... de los 200.000 muertos por hambre sólo durante el primer año de posguerra.

Durante los años siguientes al fin de la contienda el régimen franquista mató a todos cuantos consideró peligrosos, pero también mató pensando en los que sobrevivían... pensando en la edificación de un gran laboratorio con forma de cuartel en el que hombres y mujeres pudieran ser convenientemente sometidos a un perverso y paulatino proceso... la sistemática amputación de todo deseo de libertad, el absoluto vaciado de cualquier rastro de rebeldía... la España de Dámaso Alonso, Vicente Aleixandre, Alberti, Salinas, Jorge Guillén, Gerardo Diego, Buñuel, Falla, Miró, Juan Ramón Jiménez, Pérez de Ayala, Gómez de la Serna, Unamuno, Ferrer Guardia, Severo Ochoa, Valle-Inclán, Ortega y Gasset, Gregorio Marañón, Federico Lorca, Ramón y Cajal, Ignacio Bolívar y Urrutia, Ramón Menéndez Pidal, Pedro Salinas, Cernuda, Max Aub, Ramón J. Sender, Arturo Barea, Luis Buñuel, Pablo Picasso, Blas Cabrera... la edad de plata española convertida en un laboratorio-cuartel, en el paraíso de lo militarista, lo fascista, y lo clerical.

Nunca sabremos lo que podría haber sido de este país sin el drama de la guerra y los posteriores cuarenta años de dictadura, pero de algo sí podemos estar seguros... con Franco... se moría mejor.

...

Y ocurrió que al cabo de tantos años, de tantos esfuerzos, este país se convirtió en lo que es... un enorme e insondable pantano. Y aún hundidos en él, quisimos creer que para cambiar aquello por democracia bastaba con pensarlo, con escribirlo en un gran libro tal vez... pero se nos olvidó que para construir algo sobre un pantano primero se debe drenar todo el cieno, sacar a la luz toda la suciedad y la podredumbre acumulada en el fondo, y así sobre limpio y firme, edificar sin temor.

Lamentablemente, y gracias a nuestros miedos... a nuestras prisas por pasar página... hicimos justo lo contrario. Dejamos el lodo y la inmundicia donde estaban, levantamos los cimientos de lo que habría sido un nuevo país sobre tumbas, sobre monstruos, sobre la desmemoria... y lo cubrimos todo con una fina capa de complacencia.

"Es lo mejor que se pudo hacer en aquél entonces" Nos repetimos a nosotros mismos cuando la vergüenza asoma, y es entonces cuando parecemos más cobardes, más ruines, menos libres...

Franco pudo desaparecer, eso quisimos creer... nadie volvió a verlo... pero su obra sigue viva... cada día más. Nos dijeron que el franquismo había muerto, y con tal de ser felices, lo creímos a pies juntillas... pero sólo se tomaba un respiro... y ya está de vuelta.

Por eso es posible que hoy, setenta y seis años después... 143.353 de sus víctimas permanezcan enterradas en vertederos y cunetas de carretera.

Por eso las familias y el dinero que financiaron la masacre de la guerra civil copan hoy el Ibex 35 sin que nadie ose siquiera nombrar el origen y la verdadera fuente de su obscena prosperidad.

Por eso la Iglesia... y no la iglesia de los pobres... sino la que santificó al dictador... escapa sistemáticamente de cualquier tipo de recorte presupuestario y goza como antaño, de un poder prácticamente ilimitado.

Por eso es posible que ni el gobierno, ni su partido condenen el golpe de estado que costó la vida de un millón de españoles... que al máximo responsable de aquella catástrofe se le rindan aún hoy sentidos homenajes públicos que en cualquier otro país habrían terminado con la detención inmediata de todos los participantes.

Por eso es posible que se apalee en plena calle a quien pacíficamente reclama sus derechos... que individuos disfrazados de policías (pues no llevan identificación) torturen impunemente a ciudadanos que ejercen su derecho a manifestarse cuando y donde les plazca... que periodistas sean detenidos por ejercer su profesión... que ciscándose en la justicia, se indulte a delincuentes de cuello duro condenados con todas las garantías legales.

Por eso es posible que incluso en los aspectos más nimios de nuestras vidas ya se aprecie la sombra de aquella España negra... por eso ya hay vestuarios de piscinas donde no se permite ducharse desnudo... por eso se condena a prisión a un hombre que roba media docena de rollos de papel higiénico... por eso duermen docenas de familias en el túnel de la calle Arturo Soria... por eso la Comunidad de Madrid que gobierna el PP ha recibido un megapréstamo de 1.452 millones de euros provenientes de un secreto inversor en secretas condiciones...

Por eso, porque Franco no ha muerto, el abuso de poder y la impunidad son norma general mientras sus herederos toman las riendas de lo social, lo político y lo económico... y se jactan de ello al tiempo que retuercen las palabras, y en cada nuevo discurso, mienten,  estafan, dilapidan, y amenazan con destruirlo todo... otra vez.

Lo imagino... Alguien se preguntará "¿Y si esa dictadura todavía existe... por qué se te permite escribir sobre ella?"

La respuesta es sencilla... "Para que todos creamos que está muerta."











Y si los derechos no se dan, sino que se conquistan... y si la verdadera libertad no llega, sino que se alcanza... ¿A qué huele la democracia regalada? 

Huele a farsa sin transición... huele a dictadura de partidos, a libertad de segunda mano, a ese orgullo ingenuo y contrariado que en ocasiones nos hace seguir preguntándonos... "¿Por qué no funciona esta democracia?"... a eso que no nos deja responder "Porque en realidad, nunca existió"




viernes, 30 de noviembre de 2012

EL INFIERNO



No hay peor infierno que aquél que no existe...

Esto es Siria hace unas pocas horas, un lugar olvidado por las cámaras, por la decencia, y por todo rastro de humanidad... el horror en estado puro... el estado del terror.

Pocas veces me quedo sin palabras... mejor lo dejo... que no encuentro las fuerzas... que otro infierno, en cualquier otra parte del mundo, está a punto de abrir sus puertas.



lunes, 26 de noviembre de 2012

¡VISCA LES CADENES!




Hace dos siglos, a las mismas puertas del Palacio Real, una multitud saludaba la llegada de la iniquidad hecha rey. Fernando VII (El deseado) regresaba a Madrid, y lo hacía con cierta añoranza por el amable cautiverio a que Napoleón le había sometido en Valeçay.

Durante su ausencia, los españoles se desangraron en su lucha contra el francés, y al tiempo que recortaban los poderes del clero y su influencia en la vida política, habían escrito, nada más y nada menos, que la primera Constitución española. El rey, sin tomar partido por nada ni nadie, esperó cómodamente y en silencio a que la guerra terminara... hasta que llegó el momento de ofrecerse como salvador de su reíno.

España estaba sumida en la más absoluta ruina económica, el hambre, el miedo, y la ignorancia se unieron para dar forma a un fervoroso sentimiento patriótico que cubrió cada rincón del mapa. Fue entonces cuando nuestra parte más irracional se hizo más visible. La desconfianza y el recelo hacia lo extranjero se convirtió en dogma, el país entero pareció encogerse sobre sí mismo, la salvación tenía que llegar desde dentro... porque una vez liberados del invasor, la prosperidad solo podía venir de la mano de su rey.

Poco tiempo después, Fernando VII contemplaba orgulloso a los que atestaban las calles, a los hombres y mujeres que le aclamaban cubiertos de harapos y miseria,  a los que apartaban a la guardia para llegar hasta los caballos que tiraban de su carruaje, a los que desenganchaban los aperos y se los ceñían al el pecho. Súbditos convertidos en bestias de carga, desarrapados, ansiosos por demostrar a su rey que volvían a ser siervos del poder, y que aquellas absurdas ideas sobre la igualdad y la libertad, no eran más que aviesos ataques a la soberanía de la patria.

Así es como todo un pueblo quedó sumido en la oscuridad durante otro siglo y medio. Así es como ante el peligro de que los españoles se sintieran por primera vez ciudadanos y no siervos, se regresó a la injusticia, al absolutismo, a los tribunales de la Santa Inquisición, a la represión, a la razón del más fuerte, y las dictaduras.

El francés y sus falsas promesas de revolución habían de ser expulsados, perseguidos, y aniquilados. Ya nada importaba más que la patria, que las tradiciones, que la identidad, que los símbolos, que el Borbón... fuera este más o menos cruel, más o menos tirano, más o menos traidor... 

"El Deseado" era su rey, y ellos sus vasallos... pero todos españoles. Por eso no pensaron en la fraternidad, ni en la igualdad, ni en la libertad... por eso, habiendo podido elegir su propio destino, eligieron gritar mientras tiraban del carruaje: ¡Vivan las cadenas! ¡Vivan las cadenas! ¡Vivan las cadenas!

...

Hoy las páginas de los periódicos se llenan con los análisis sobre los resultados de la elecciones en Cataluña. Sesudas conclusiones, atinados pronósticos, vencedores y vencidos, el escrutinio al 99.99 %...

Pero nadie parece asustado por la orgía nacionalista en que se ha convertido ese festival de la ignominia... nadie parece recordar quién financia cada cartel, cada pegatina, cada segundo del aquelarre en el que se da vida a seres muertos... candidatos de piel sudorosa que sueñan con ese pedazo de pocilga que les falta... ellos, con las manos en los bolsillos para manosearse a tiempo, antes de que todos se den cuenta de la brutal erección provocada por ese último escaño... ellas, como ellos... tanteando con disimulo la calculadora que esconden bajo las faldas.

Y por cada diez minutos de ese trágico esperpento... una nueva familia es sacada a rastras de su casa... y por cada canapé, una lágrima derramada... y por cada mentira, el llanto de un niño... y por cada falsa sonrisa, un imbécil sacudiendo una banderita.

Que pase pronto... solamente eso pido. Que recojan sus pancartas y apaguen los focos, que la injusticia duele mucho más si se viste de fiesta, que cierren de una maldita vez el "Caso Palau", que les den a todos por su 3%, que acaben de una vez con aquello que un día llamaron "estado de bienestar", que nos condenen a una nueva reforma laboral, que nos cobren otro euro por receta, que la pobreza se convierta en nuestro modo de vida, que no se investiguen las cuentas corrientes en Suiza, que nos apaleen al entrar y salir de los comedores sociales, que Cataluña y Madrid se declaren la guerra y todo salte por los aires... porque a lo que parece, sólo así callarán de una maldita vez... porque por más siglos que pasen, no sólo no aprendemos nada... sino que lo olvidamos todo.

Todos estos reyezuelos de segunda mano son los nuevos "Deseados". Son los mismos que las ejecutivas de los partidos nos proponen para ser votados cada cuatro años, y siempre traen incorporado su propio juego de cadenas. 

Lo que todavía no alcanzo a comprender es como tanto desarrapado confía en que estos pueden ser distintos si los aparatos que los seleccionan siguen siendo los mismos. Esta casta de deseados  no buscan sino su provecho y remachar nuestras cadenas.

Fernando VII, apenas descendió de su carruaje, suprimió todas las leyes que no se ajustaban a sus intereses absolutistas... y cuando, sus privilegios se vieron comprometidos por las protestas y la nueva realidad social, llamó a las puertas de la Europa más reaccionaria para que acudieran en su ayuda (Los Cien Mil Hijos de San Luis)  y arrasaran de nuevo toda España.

Hoy ha sido Artur Mas, pero mañana será otro... alguien que acomodado en un apacible refugio apartado de los focos... sin sufrir desgaste y sin mover un dedo... sin arriesgar en una sola propuesta concreta, aguardando a que broten las primeras flores en esta guerra llamada crisis... enarbolando una bandera y señalando a los culpables... a los madrileños, a los catalanes, a los inmigrantes, a los funcionarios, cualquiera servirá.

Entonces le subiremos en una carroza dorada y tiraremos de él... y lo haremos sin necesidad de látigo... solo con la ilusión de ser nosotros otra vez... con la sempiterna ceguera que nos impide descubrir que los "Deseados" no están para resolver nuestros problemas, que son simples lacayos de los nuevos usureros llamados "Mercados", que nuestras banderas son nada, que nuestras ilusiones identitarias son menos que nada, que nuestro destino ya ni siquiera está en sus manos... porque ha sido realquilado... convertido en una simple comisión por buen servicio.









sábado, 24 de noviembre de 2012

MOMENTOS BÍBLICOS



"1 Ahora escuchen, ustedes los poderosos: ¡lloren a gritos por las calamidades que se les vienen encima! 2 Se han podrido en su opulencia, y sus ropas están comidas por la polilla. 3 Se han oxidado su oro y su plata. Ese óxido dará testimonio contra ustedes y consumirá como fuego sus cuerpos. Han amontonado riquezas, ¡y eso que estamos en los últimos tiempos! 4 Oigan cómo clama contra ustedes el salario no pagado a los obreros que les trabajaron sus campos. El clamor de esos trabajadores ha llegado a oídos del Señor Todopoderoso. 5 Ustedes han llevado en este mundo una vida de lujo y de placer desenfrenado. Lo que han hecho es engordar para el día de la matanza. 6 Han condenado y matado al justo sin que él les ofreciera resistencia."

Santiago 5:1





"Si tus ojos te escandalizan... ¡arráncaselos!, ¡arráncaselos!, ¡arráncaselos!" 

Pelayo 3:14-16






Rescate In Pace

Requiem aeternam dona ei Domine.
Et lux perpetua luceat ei.
Requiescat in pace.

"Dale, Señor, el descanso eterno.
Y brille para él la luz perpetua.
Descanse en paz.






Que la paz sea con vosotros...






Y con tu espíritu.






jueves, 22 de noviembre de 2012

RIGOR


... y a pesar de todo somos indestructibles.

Nada debería existir, el más mínimo rastro de talento y creatividad debería haber quedado extinguido hace tiempo. La cultura, la investigación, la educación... cualquier cosa que no sea banco o gobernante ya tendría que tener el aspecto de un cadáver en pleno RIGOR MORTIS.

Pero no.

Corto "RIGOR" de David Galán Galindo y Óscar Arenas from David Galán Galindo on Vimeo.




Gracias Montse

miércoles, 21 de noviembre de 2012

DESDE LAS CLOACAS


Toc, toc, toc...

¿Hay alguien allí arriba? ¿Queda alguno con vida?

Toc, toc, toc...

Respondan por favor... no puedo quedarme mucho rato... es peligroso... podrían oírme.

No importa... a lo mejor alguien escucha... a lo mejor no están todos muertos.

Aquí abajo se oyen cosas. Cosas que sin ser secretos, son cosas que pocos saben. Cosas que ocurren a la luz del día, a la vista de todos, cosas que no deberían pasar. Pero pasan.

En el mismo centro de Madrid... en la calle Embajadores, en la Carrera de San Francisco, San Cayetano, y en la calle Madera... son más de cien viviendas con sus correspondientes contratos de alquiler.... son personas golpeadas por la vida, mujeres maltratadas, ancianos, familias numerosas, seres humanos desprotegidos y sin recursos a los que ya hace más de veinte años se les proporcionó un lugar digno donde vivir y con arreglo a sus escasos ingresos. 

Aquellos eran edificios en ruina, edificios que fueron comprados y rehabilitados con dinero público... hoy el ayuntamiento, con su alcaldesa Ana Botella al frente, los quiere vender al mejor postor. Lo curioso es que el mejor postor es una empresa inmobiliaria asesorada por el ínclito marido de la ministra Cospedal, el omnipresente Ignacio López del Hierro... lo extraño es que dicha empresa está prácticamente en quiebra... lo sospechoso es que el dinero lo prestan los del Banco Santander y el BBVA entre otros... lo asqueroso es que cuando la inmobiliaria se declare en quiebra y  no pague el crédito, los pisos pasarán (por un módico precio) a manos de los bancos... lo trágico es que más de cien familias están a un paso de perder su hogar... y esta vez no será porque no paguen sus deudas (Trujillo dixit)... tampoco porque hayan vivido por encima de sus posibilidades... esta vez será simplemente, porque son pobres.

Hagan sus apuestas... 21 millones de euros sobre la mesa...

La banca gana. El hay-untamiento gana. Ana Botella gana. Cospedal gana. Su marido gana. La peluquería de la alcaldesa se sostiene... cien familias pierden.

Toc, toc, toc...

¿Hay alguien ahí?

Espero que sí... seguro que sí.





lunes, 19 de noviembre de 2012

LA NARANJA MECÁNICA


Durante una tarde en una taberna de Londres... como se encuentran las cosas importantes... sin ir en su busca... así fue como Anthony Burgess dio con el título de su más famosa novela.


Alguien pronunció las palabras "As queer as a clockwork orange", algo que podría traducirse como "Tan raro como una naranja de relojería". Burgess supo al instante que ninguna otra imagen podía definir mejor al que, conservando una apariencia humana, ha perdido la parte más elemental de su naturaleza y la ha substituido por una maquinaria... por materia muerta.

¿Qué mayor perversión podría darse en una naranja que vaciarla de lo que la compone... despojarla de su sabor, de su olor, de todo lo que la hace ser lo que es? ¿Qué mayor perversión puede darse en un ser humano que el no sentir vergüenza mientras apalea brutalmente a un niño de trece años? 

Todos hemos visto las imágenes, todos hemos comprobado como lo impensable ya sucede casi a diario sin que nadie asuma cualquiera de las atrocidades que bestias uniformadas de policías, cometen en la más absoluta impunidad... ninguno hemos tenido noticia de alguna sanción o reproche público hacia los que, si alguien no lo impide, terminarán asesinando a una persona indefensa.

No es un deseo, es una realidad... esto no puede durar mucho más,  cuando los primeros muertos aparezcan en las portadas de los periódicos... entonces esto acabará, y empezará lo que ya será imparable.

Recuerdo cuando siendo niño me aterrorizaba pasar por determinados lugares, aquellas zonas marginales de la ciudad controladas por pandillas juveniles de verdaderos maniacos... "La banda del alicate"... aquellos que sin mediar palabra, te daban a elegir entre un pinchazo con un destornillador, o un mordisco de alicate... era su manera de mostrar su poder... de marcar territorio... con toda la brutalidad posible para provocar el mayor terror posible. Parece ser que aquello pasó a la historia... parece ser que algunos de aquellos encontraron trabajo... uno hecho a su medida... y a salvo de la ley.













Vuelvo a ver a ese canalla... llegando hasta su víctima, descargando golpe tras golpe con su porra... y con tal de no odiar, sino comprender, me pregunto... ¿Qué mueve a un hombre a hacer algo así? ¿Qué desquiciada justificación le impide distinguir lo bueno de lo malo? ¿Es el mal? ¿En que piensa al correr para arrodillarse y apalear a un niño herido que llora en brazos de su madre? ¿Es acaso una simple carencia de bien, de empatía, de buena voluntad, de eso que nos hace humanos? No lo creo, la ausencia del bien no es maldad... la maldad es una decisión personal, la aceptación responsable de vaciarse a sí mismo y ceder al mecanismo... para morir por dentro... para convertirse en monstruo. 
Ya han pasado unos días... los suficientes como para templar la rabia y observar detenidamente lo ocurrido.





El peligro de que la violencia se convierta en el único lenguaje es mayor que nunca, lo propagan desde la instituciones, desde los cargos responsables de mantener el orden... ¿pero qué clase de orden es ese que baña las calles con la sangre de los ciudadanos? Golpeados, vejados, mutilados... hombres, mujeres, niños, o ancianos... ¿es que ya todos somos presuntos inocentes?

Nadie lo sabe tan bien como los máximos responsables de las fuerzas del orden... las consecuencias de esta situación serán dramáticas, las muertes están al llegar... como llegaron los desahucios masivos y les siguieron los suicidios... así es como llegarán los primeros cadáveres a las calles... y la sangre, una vez derramada, siempre llama a la sangre... y tal vez entonces, ni siquiera baste con dimitir.

Por eso es tan importante detener esta locura... desde las pocas mentes sanas que dirigen las instituciones... desde esa pequeña franja de independencia que sobrevive en los medios... desde la misma sociedad civil... desde la propia policía. Hay que parar de una vez antes de que sea tarde y ya nadie recuerde como comenzó el horror.

¿Cuanto queda para que un padre salte sobre el que tortura a su hijo? ¿Cuanto para que el más pacífico se vea empujado por el pánico y haga algo que posiblemente lamente el resto de su vida?

Abramos los ojos de una maldita vez y descubramos que no somos estudiantes, ni funcionarios, ni albañiles, ni médicos, ni soldados... somos personas. Personas que muy por debajo de sus defectos o virtudes, de las creencias u opiniones, conservan un resto de humanidad, de bondad... siquiera en su más básico significado. Abramos los ojos... y que sea pronto... porque de seguir caminando sin querer ver, vamos a caer de bruces en un enorme y resbaladizo charco de sangre del que ya no podremos escapar... al pasado me remito.

Poco cabe ya esperar de los que nos gobiernan... hemos de ser los gobernados los que habremos de decir BASTA a la violencia y a este estado del terror... me temo que los plazos se acortan, y antes de que acaben, tenemos que perder el miedo a señalar.

A pesar de la dificultad que entraña la falta de identificación, hemos de denunciar cada caso de brutalidad policial del que seamos testigos. Cualquier policía que confunda compañerismo con complicidad será tan responsable como el primero de todo lo malo que pueda ocurrir... ocultar deliberadamente el número de identificación, y el temor a ser injustamente denunciado, ya es la escusa de un miserable si por ello contempla impávido como otro policía se comporta como una bestia... si lo justifica...
Si no quiere quedar convertido en un gremio absolutamente aislado de la sociedad y vivir confinado en un gueto, si no quiere pasar a ser despreciado y odiado por el resto de los ciudadanos, ya es hora de que la policía se comporte como lo que se supone que es, un garante de la ley y la justicia... un representante del pueblo y no de la clase política... ya es hora de plantar cara y desligarse de la camorra que se niega a identificarse, de las bandas de psicópatas que apalean a niños de trece años.

Estos que corren parecen tiempos en los que todo se simplifica hasta lo impensable. Se acaban las escusas, las falsas interpretaciones, es mal momento para demagogias. Por increíble que parezca, ya no nos dividimos entre derechas o izquierdas... entre militares y civiles... entre empresarios y trabajadores... entre gobernantes y gobernados... ya solo nos separa una delgada línea roja... tan delgada que nada ni nadie puede quedar entre ambos bandos. Lo que nos distingue es tan sencillo como correr hasta un niño herido que llora entre los brazos de su madre y arrodillarnos para golpearlo con saña... y después huir. 

Ahí estamos... unos a un lado, el resto al otro. Personas honestas, honradas, decentes, y con cierto sentido de lo ético... contra delincuentes de cuello duro, contra salvajes que escondidos bajo un uniforme hacen de la violencia ley.

Es tiempo de elegir... luego será tarde.







jueves, 15 de noviembre de 2012

¿PARA QUÉ ESTAMOS AQUÍ?



Si nos atenemos a los cambios producidos un día después, podemos decir sin temor a equivocarnos que la huelga y la posterior manifestación... no han servido para gran cosa.

Y aún siendo cierto que sentirse parte integrante de algo tan grande reconforta al más cetrino... no lo es menos que los millones de personas indignadas que han llenado las calles han dado un claro mensaje... pero mucho me temo que ese mensaje ha quedado en el aire, sin llegar a su supuesto receptor.

Otra vez, PP y PSOE (ante la atenta mirada del resto) venden como pueden la burda representación de una negociación que no existe... su acuerdo ya fue firmado hace tiempo... y en su estricto cumplimiento andan enredados. Los dictados de los mercados no han variado en lo más mínimo, la estafa continua, el paro sigue en aumento, las condiciones laborales no han mejorado, la corrupción galopa a sus anchas... esos paramilitares llamados eufemísticamente policías antidisturbios continúan siendo imposibles de identificar... y no termina de escampar.

Hoy, con la amanecida de la mayor manifestación de los últimos treinta años, casi todo sigue igual de mal que ayer.

Necesitamos nuevos métodos, nuevas formas de protesta y autodefensa, estratégias más acordes con los tiempos, algo que el sistema no asuma con tanta naturalidad... algo, que si no muerto, deje al menos dolorido al estado del malestar... y por lo tanto debemos perder el miedo a equivocarnos más... no por simple cabezonería... porque esa es la única manera de equivocarnos mejor.

Al fin y al cabo, para eso hemos venido al mundo, para fallar, para descabalar, para fracasar, para encontrar la manera 1001 de como no se deben hacer las cosas... y así un día cualquiera, al tropezar con la raíz, darnos de bruces con la solución.

Por eso mismo, porque la huelga fue un fracaso, es por lo que necesitamos más huelgas fracasadas... por eso mismo, porque la multitudinaria manifestación no ha servido para nada, es por lo que necesitamos manifestarnos cada mañana... errando y errando... y hasta dar en el clavo.

Y que dure mucho nuestra torpeza... que no acertemos en el centro de la diana demasiado pronto, porque mientras templamos el pulso, mientras caemos y nos levantamos, mientras buscamos, y mientras creemos que algo es casi imposible, es cuando somos nosotros mismos... es cuando somos mejores.

Cuestión profunda... cuestión compleja... que como todas las cuestiones profundas y complejas, se entiende mejor si se explica con un cuento.

Como este...


lunes, 12 de noviembre de 2012

EL HOMBRE SIN ROSTRO



La Caixa es el nombre comercial de la Caja de Ahorros y Pensiones de Barcelona... entidad, que sin  ánimo de escrúpulo, ha logrado alcanzar un volumen total de negocio que asciende a más de 430.987 millones de euros (diciembre de 2011), así como poseer una red de más de 6.500 garitos, más de 10.000 pandilleros automáticos, una plantilla de  28.000 siervos-cómplices y casi 14 millones de eventuales víctimas.


A la cabeza de tamaño desinterés figura un nombre, Isidre Fainé Casas, presidente de CaixaBank, de la Fundación “la Caixa”, y Criteria CaixaHolding, de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), vicepresidente de European Savings Banks Group (ESBG), miembro titular de la Comisión Gestora del Fondo de Garantía de Depósitos en Cajas de Ahorros, vicepresidente de Telefónica, Abertis, Repsol y Sociedad General de Aguas de Barcelona, consejero del Banco Portugués de Investimento, y de Bank of East Asia, presidente de la Confederación Española de Directivos y Ejecutivos (CEDE), del Capítulo Español del Club de Roma y del Círculo Financiero... es curioso que jamás haya ocupado cargo alguno en la política... o tal vez no tanto.

Cuando alguien te pregunte... "¿Quién manda en Cataluña?" Responde sin dudar "Isidre Fainé"

Isidre es la encarnación de cómo el poder político ha quedado atrás... de que el poder económico y empresarial lleva las riendas.  Medrar, mandar, influir, reconducir en las grandes decisiones que rigen la vida de la sociedad civil... esa es la labor de un minúsculo grupo de personas que forman parte de la élite del poder verdadero en Cataluña y España. Nada se mueve sin su beneplácito... ni el poder judicial, ni el legislativo, ni el político... el estado al completo vive pendiente de la opinión de un puñado de hombres como Isidre.

Isidre Fainé, un hombre ocupado como pocos, y que oteando el horizonte desde las almenas de su inexpugnable fortaleza, todavía tiene a bien dar cuenta ante la Oficina Antifraude de Catalunya (OAC) por la retirada irregular de más de 20 millones de euros de la entidad que dirige al pasar de la dirección general a la presidencia... allá por junio de 2007... en la frontera misma de la prescripción.

Pero apuesto el caballo a que las acusaciones sólo son sucias mentiras... todo un Presidente de La Caixa robando 20 míseros millones de la caja... no puede ser...

¿Para qué los quiere si el negocio va mejor que nunca? ¿Si el vaciado de viviendas prospera a un ritmo de una cada cinco minutos? ¿Si ya incluso hay casos en los que el desahuciado abre la puerta a los del juzgado y salta por la ventana? ¿Cabe mayor desahucio que ese? Es el desahucio absoluto... la operación redonda... sin gritos... sin necesidad de apalear a nadie... beneficio limpio de polvo y paja... a pesar de la sangre.

Hoy los dos partidos mayoritarios afirman estar decididos a llegar a un acuerdo para parchear el crimen que suponen los casi 500.000  desahucios... La primera persona a la que la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, y la vicesecretaria general del PSOE, Elena Valenciano van a llamar  se llama Isidre... apuesta las manos.


Ni Isidre Fainé, ni ninguno de los que le acompañan, son líderes intelectuales o morales de la sociedad, ninguno es el resultado de un proceso democrático, ninguno surge de una carrera basada en la meritocrácia... pero a pesar de ello su poder es tan real como un tumor maligno, es el perverso resultado de una encanallada selección natural que se rige según sus propias relaciones de fuerza y donde incluso la riqueza es un valor sin mayor trascendencia... permanentemente a la sombra, bajo las piedras, en el interior de los árboles podridos, y sin mostrarse, sin titulares ni reportajes... tan letales como protegidos, no ya por su evidente poderío, sino por lo que se les supone...

Por eso nadie osa escribir los nombres de Amaia Egaña e Isidre Fainé en la misma línea... porque la sombra de ciertas personas es tan alargada que todo lo alcanza... porque donde no llega La Caixa, llega Repsol, y donde no llega Repsol llega Telefónica, y donde no llega ninguno de ellos llega el miedo a que ninguna editorial publique tu libro... a que ningún periódico malpague tu artículo... a que el teléfono deje de sonar.


Y lo más triste es que nada de eso ocurriría por intervención directa de Isidre... es su aura oscura la que obra por su cuenta... con eso basta.

Ese ha sido el caso del inmueble situado en el número 11 de la Calle Escuela Artes y Oficios de Barakaldo, donde a  las 9.20 horas de este viernes, la comitiva judicial encargada de ejecutar la orden de desahucio, ha encontrado la puerta abierta... un minuto antes, Amaia Egaña se subía a una silla para saltar al vacío desde un cuarto piso.



«¿Te gusta? Haznos tu propuesta...»


¿Qué es la muerte de Amaia para alguien como Isidre Fainé? ¿Qué es la vida de una persona para el consejo de Administración de La Caixa? ¿Cómo se cataloga algo así en la cuenta de resultados? ¿Bajo qué epígrafe se contabiliza la sangre de una mujer sobre la acera? Un problema eventual... un lamentable suceso que, tras un par de días, quedará sepultado en el olvido (bien pagado) de los medios... pero que engrosará el inmenso parque inmobiliario de la empresa, y eso es lo que cuenta.

Ya no importa... gracias a un buen número de sus "eficientes empleados" se ha estafado a miles de indefensos clientes (unos 4.800 millones de euros en participaciones Preferentes), ya no importa si se ha robado el dinero de ancianos que necesitan pagar su residencia si no quieren quedar en la calle, si se han falsificado sus firmas, si les han colocado a personas invidentes depósitos a plazo fijo con un vencimiento al año 10.000... ya no importa nada porque todo está permitido... porque en España, y por más que duela, las leyes y la historia las escriben un puñado de "Isidres Faines"... porque en sus cajas fuertes no sólo guardan dinero, sino conciencias... y porque después de destruir tantas vidas, de tantas maneras, y durante tantos años... ya nada podría ser peor.

...

Se nos ocultan los datos relativos a los suicidios en España... dicen que es por no provocar un efecto llamada... pero yo no veo que se oculte el más mínimo detalle de todos esos crímenes que llenan las televisiones durante horas y horas de telebasura... esos especiales de "Asesine a alguien y hágase famoso" 

El instituto Nacional de Estadistica (INE) nos dice que en España hay muchas más muertes por suicidio que por accidente de tráfico. Durante el pasado 2010, un total de 3.158 personas se quitaron la vida, lo que ha colocado al suicidio como la principal causa externa de defunción.

3158... casi diez suicidios diarios... se calcula que al menos un tercio de ellos son producidos por temas como despidos o desahucios... pero apenas son dados a conocer... apenas son la punta visible de la montaña que se adivina... porque la cuestión ya no es si "Son" o si "No son"... la cuestión ya es: ¿Cuántos de ellos se deben a una sentencia firmada por los que son como Isidre Fainé?

Aunque lo parezcan, los amos de todo no son invulnerables... más bien todo lo contrario. Están indefensos ante la luz, ante el dedo que les señala en público, bajo la mirada de los "nadie"... porque eso es lo que más temen... saberse nombrados, sentirse observados, fuera de las sombras y a pleno sol... allí donde pueden ser odiados.

...

Es curioso... ahora recuerdo una frase de San Agustín que decía: "El muy rico, o es ladrón... o es hijo de ladrones". También recuerdo esta otra... creo que era Don Miguel de Cervantes quien aseguraba que "Todo aquél que labre su fortuna en treinta años... debería haber sido ahorcado treinta años antes"

Debe de ser que ya es tarde... que estoy cansado... harto... porque la verdad... no sé a cuento de qué me viene esto a la cabeza.







La ciencia de adquirir riquezas está en encontrar cierta cantidad de hambrientos, pagarles tres monedas, hacerles producir por diez, amontonar una fortuna y acrecentarla de inmediato mediante algún golpe de mano con ayuda del Estado.

Piotr Kropotkin







lunes, 5 de noviembre de 2012

COMPRO



Todos compramos cosas, lo hacemos constantemente, damos nuestro dinero a cambio de algo que necesitamos... o que creemos necesitar.

Pero si no compramos cuando queremos, tampoco compramos lo que creemos comprar... compramos lo que nos venden. 

La mayoría pensamos que con el simple acto de pagar todo está a nuestro alcance... en eso apostaríamos la vida... en eso la apostamos de hecho. Pero... ¿y si pudiéramos pagar por un zapato para que realmente fuera nuestro?

 No, por más que lo pagues... no lo es. 

Cuando compras un zapato no es tuyo, no en su mayor parte al menos, solo tienes una réplica, apenas un pedazo de lo que parece, porque su diseño no te pertenece, porque los derechos que permiten mejorarlo tampoco te pertenecen, porque el beneficio común que la mejora de esa idea convertida en zapato podría generar pertenece a otros... tu dinero te sirve únicamente para adquirir un retal de cuero pegado a una suela... y nada más... y eso no es un zapato.

Dijo José Luis Sampedro que si quieres saber lo libre que eres vete al supermercado y deja la cartera en casa... aunque me temo que pecó de optimista.

Cojamos la cartera bien repleta de dinero y vayamos a comprar unos medidores de polución que nos permitan saber cuanto, como, y con qué nos envenenan esta semana... busca un deshidratador solar de frutas que te permita conservar manzanas, peras, o uvas durante meses con todas sus propiedades... consigue una bandeja que desde dentro de la nevera te avise del estado de los alimentos... compra una revista que no dependa de la financiación de un banco, que contenga un artículo contra los todopoderosos anunciantes... hazte con algo, cualquier cosa que perjudique los intereses de los que poseen los derechos de su explotación, cualquier cosa que por no pertenecer al perverso circuito comercial tenga un precio tan justo que parezca ridículo... y cuando fracases, verás que somos mucho menos que consumidores... que somos consumidores diseñados a la medida de las grandes compañías... y verás que tu dinero vale solamente para comprar humo.

Prácticamente, y salvo honrosas excepciones, no existen productos o iniciativas que de algún modo pudieran perjudicar o competir con lo establecido. No nos está permitido utilizar algo que ya ha sido comercializado y transformarlo para que mejore y sea más hermoso, barato, o eficiente... solo se produce lo que los señores del dinero, los códigos cerrados, y patentes, permiten que se produzca.

Haz la prueba, intenta modificar algo patentado para hacerlo mejor y por menos dinero... un ejército de abogados caerá sobre ti para impedírtelo, y recordarte antes de enterrarte en demandas, que el primer hombre que fabricó una punta de flecha lo hizo por el simple motivo de que ellos no estaban allí para registrar los derechos de la piedra. 

El mundo real no es así, nunca funcionó de ese modo tan cicatero... el arte evoluciona tomando lo anterior y modificándolo para nacer de nuevo, la misma naturaleza evoluciona de ese manera, incluso la ciencia... al menos la que escapa del control de los bancos y los estados.

Por eso no todos aceptan las normas, no todos se limitan a jugar según las reglas de siempre...

"Goteo" son personas que agrupadas por medio de una red social, pretenden desarrollar una nueva forma de producción, un sistema de creación libre, abierta a cualquier iniciativa que la mejore, y financiada por los mismos receptores del objeto. El concepto es sencillo... ninguna idea ha de quedar prisionera del poder de los grupos financieros, o de las patentes que el estado subasta al mejor postor... el potencial beneficio de la comercialización de un proyecto, sea este del carácter que sea, no ha de quedar estancado en manos de ningún monopolio, ha de fluir constantemente y así generar nuevas oportunidades que beneficien a toda la sociedad.

Los proyectos de "Goteo son muchos y muy distintos... desde una demanda contra los responsables de Bankia, un programa informático que monitoriza todo el consumo eléctrico de una vivienda, o la producción de un más que excelente videoreportaje acerca la estafa mal llamada crisis.

Yo he elegido colaborar con este último... creo que hay pocas cosas tan importantes como la divulgación y la concienciación en estos tiempos que nos han tocado... pero la elección es tuya... nunca lo fue tanto.