Translate

domingo, 9 de junio de 2013

EL DESEO DE ANDREA


Si es verdad eso de que nada nos llevamos, que todo queda aquí cuando marchemos... si es por tanto cierto, que nada tenemos... ¿qué nos queda? ¿cuánto valemos?

Valemos tanto como valen nuestros sueños... será que soñamos poco... cada vez menos.

Y puestos a ello... ¿qué pediríamos si nos fuera concedido un deseo? Uno sólo...

En buena lógica, un parado pediría trabajo... un enfermo, salud... un hambriento, comida... un sin techo, casa... un esclavo, libertad... un banquero, un fiscal...

Hoy nos dice la física cuántica que la intención del observador altera la naturaleza de la materia observada. Nada más y nada menos... que todo lo que nos rodea es así porque, consciente o inconscientemente, deseamos que sea así.

Quizá... y sólo quizá... todo dependa de algo tan sencillo como desear, desear con todas nuestras fuerzas, cargarnos de voluntad, aferrarnos a querer eso que no tenemos, y esperar que lo ansiado merezca la pena.

Desear es tanto como soñar... algo menos que soñar despierto... y mucho más que tocar el sueño.






Que como dice Andrea, seamos felices todos... que nadie nos lo impida... os lo ordena el Dios del Trueno.






4 comentarios:

  1. La física cuántica no demuestra eso, en realidad lo que se demostró es que una filosofía idealista no es del todo incompatible con la física cuántica; pero si la filosofía es determinista, bastará un modelo adecuado - como el de Heissenberg antes de hablar con Bohr.

    El idealismo, sin embargo, sí funciona con la interpretación de las cosas. Aquellas interpretaciones que están mudas se quedan a la espera de darle un significado ya sea positivo como negativo. Por eso es materia nuestra determinar qué es ruido y qué es ritmo. Qué es caos y qué orden. Qué es basura y qué aprovechable...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Perdone usted... pero a mi corto entender... los resultados de trabajos ya publicados demuestran que la función de una partícula subatómica varia con respecto al observador... y eso es tanto como influir en la naturaleza de la materia... y eso es tanto como decir que los libros de brujas no se equivocan. Buenas noticias... al fin y al cabo.

      Eliminar
  2. Deseemos pues, nos quedan los sueños que ya es algo. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es poco... es mucho... a veces lo es todo...

      Abrazo

      Eliminar