Translate

miércoles, 21 de noviembre de 2012

DESDE LAS CLOACAS


Toc, toc, toc...

¿Hay alguien allí arriba? ¿Queda alguno con vida?

Toc, toc, toc...

Respondan por favor... no puedo quedarme mucho rato... es peligroso... podrían oírme.

No importa... a lo mejor alguien escucha... a lo mejor no están todos muertos.

Aquí abajo se oyen cosas. Cosas que sin ser secretos, son cosas que pocos saben. Cosas que ocurren a la luz del día, a la vista de todos, cosas que no deberían pasar. Pero pasan.

En el mismo centro de Madrid... en la calle Embajadores, en la Carrera de San Francisco, San Cayetano, y en la calle Madera... son más de cien viviendas con sus correspondientes contratos de alquiler.... son personas golpeadas por la vida, mujeres maltratadas, ancianos, familias numerosas, seres humanos desprotegidos y sin recursos a los que ya hace más de veinte años se les proporcionó un lugar digno donde vivir y con arreglo a sus escasos ingresos. 

Aquellos eran edificios en ruina, edificios que fueron comprados y rehabilitados con dinero público... hoy el ayuntamiento, con su alcaldesa Ana Botella al frente, los quiere vender al mejor postor. Lo curioso es que el mejor postor es una empresa inmobiliaria asesorada por el ínclito marido de la ministra Cospedal, el omnipresente Ignacio López del Hierro... lo extraño es que dicha empresa está prácticamente en quiebra... lo sospechoso es que el dinero lo prestan los del Banco Santander y el BBVA entre otros... lo asqueroso es que cuando la inmobiliaria se declare en quiebra y  no pague el crédito, los pisos pasarán (por un módico precio) a manos de los bancos... lo trágico es que más de cien familias están a un paso de perder su hogar... y esta vez no será porque no paguen sus deudas (Trujillo dixit)... tampoco porque hayan vivido por encima de sus posibilidades... esta vez será simplemente, porque son pobres.

Hagan sus apuestas... 21 millones de euros sobre la mesa...

La banca gana. El hay-untamiento gana. Ana Botella gana. Cospedal gana. Su marido gana. La peluquería de la alcaldesa se sostiene... cien familias pierden.

Toc, toc, toc...

¿Hay alguien ahí?

Espero que sí... seguro que sí.





No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada