Translate

viernes, 6 de julio de 2012

A 22 PASOS DEL CONGRESO



¡Que paren las máquinas! Que nadie lo sepa, que ninguno se atreva a hablar de ello sin permiso. Permaneced en silencio... están justo ahí afuera... lo que tanto temíamos ya ha ocurrido.


De repente… alguien ha dicho "basta"... y no se marcha.

...


Mientras lees estas líneas, Jordi, Luis, y Rafael se han declarado en huelga de hambre, están frente al Congreso de los Diputados desde el pasado 27 Junio, y allí permanecerán hasta que sus peticiones sean atendidas.

¿Que qué piden? Pues eso... lo que te imaginas, esa veintena de cosas que todos hemos pensado y repetido mil veces... que nos devuelvan nuestras vidas, y que todo y todos los que nos las robaron salgan de la rueda y sean juzgados públicamente... pero no por los jueces que esos mismos políticos eligieron a dedo, sino por la justicia... la verdadera.

Desde la acera de enfrente, apenas a veintidós pasos de la entrada al Congreso esos tres hombres ya han  observado varias veces el trasiego de esa canalla llamada diputados, el brillo impoluto de sus coches oficiales, el lustre de sus carteras de piel, el rostro de cada uno de los que dicen trabajar por el bien de todos nosotros… pero ni uno sólo de ellos ha recorrido al menos diez de los veintidós pasos para saber lo que esas tres personas piden. 

En realidad es lógico, sus señorías no se acercan porque lo saben todo, porque saben que en esos veintidós pasos están las razones para no volver a entrar en el imponente edificio y quedarse a las puertas… con lo que les ha costado abrirlas… y además, eso no sería conveniente, no sería lógico, pues según ellos, según su majestad, según la gran patronal, y según el sistema bancario…“el sistema se cambia desde dentro”












¿Os habéis fijado? Hasta los leones miran para otro lado...

El Congreso de los Diputados, un imponente edificio, una fortaleza de gruesos muros, muros imposibles de derribar con las manos, ¿pero quién quiere manos pudiendo usar un pico?
Siempre lo he repetido, el proceso al que estamos abocados comenzará con una insignificancia, con un suceso diminuto al que ninguno daremos importancia, pero esa insignificancia no vendrá sola, se le terminarán añadiendo otras muchas y entonces ya no habrá marcha atrás. El pico se convertirá de pronto en algo enorme y poderoso que derribará cuantos muros sean levantados... y sin haberlo pretendido, tres personas darán forma a su punta acerada, una minúscula punta sobre la que descargaremos toda nuestra fuerza.
Estos ojos han de ver el Congreso completamente rodeado por sus legítimos propietarios, por los que sin violencia y sin miedo, habrán de darle el valor que jamás debió haber perdido.


Durante la semana que llevan apostados frente al Congreso, Jordi, Luis, y Rafael, están siendo sometidos a un acoso policial constante, día y noche. Se les ha pedido la documentación cientos de veces, les han retirado las diminutas tiendas donde dormían, incluso las pancartas. Se les ha requisado las dos mesas donde comían, las colchonetas, incluso los infladores… dicen que varios coches patrulla les rodean durante la noche para impedir que se tumben en el suelo, con el motor encendido y los escapes dirigidos hacia ellos… y todo eso bajo la complicidad y atenta mirada de los señores diputados ¡De todos los Diputados!

Aunque bien pensado… supongo que muy pronto se dejará caer alguno de ellos... eso sí, convenientemente escoltado por un enjambre de cámaras y micrófonos, por una generosa cohorte de esos siervos antes llamados periodistas... siempre con buenas y adecuadas palabras, algún que otro gesto de condolencia, y su mejor sonrisa… esa tan metálica… y siempre en función calculadora.


No, no me olvido… sé muy bien que la legión de fieles votantes que cada cuatro años abre de par en par las puertas del Congreso a estos indeseables, me mira ahora con malos ojos, como escocidos… normal, las heridas siempre pican cuando se están curando.

Dicen que desciende la venta de periódicos, que las audiencias televisivas bajan... ha llegado el momento en que comprar un diario o encender la televisión supone un acto de grave irresponsabilidad.




NOTA:
Nada es comparable a presentarse allí mismo y apoyarles de la manera que puedas, pero si eso no es posible, si quieres comunicarte con ellos, o simplemente mantenerte informado, este es su enlace en Facebook https://www.facebook.com/translinares, y este en Twiter #quienmerescataami



Imagen: nap i col
Imagen: cuidadoconloshuevos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada