Translate

jueves, 9 de diciembre de 2010

ESTADO DE ALARMA

Vayamos más allá, declárese el estado de guerra con efecto inmediato.
Guerra sin cuartel a estos festivales televisados en directo, festivales que promueven los beneficios de ser un gañán inconsciente, que venden sin cesar la "conveniente" idea de que la ignorancia es divertida e incluso rentable.
Seamos todos de una puñetera vez conscientes del efecto devastador que ese tipo de televisión tiene sobre los más jóvenes (y no tan jóvenes).
Si con esta bazofia se consigue convertir a este país en una legión de borregos adocenados, no será sólo por el esfuerzo de las televisiones, será también por que los demás no hicimos nada más que volver la cara.
Puede parecer un tema menor con la que está cayendo, pero no lo es. Más bien es el último y necesario remache que la apisonadora neoliberal precisa para funcionar a pleno rendimiento.
Un pueblo idiotizado, un pueblo embrutecido y fácil de manejar, eso es lo que se pretende. Todos lo sabemos, me direis. Y yo pregunto, ¿y entonces por qué no hacemos nada?
La única manera de aplacar su efecto es la resistencia activa, casa por casa, cajatonta por cajatonta, e impedir que esos dañen a los nuestros.
No te resignes, protégete y protege a los que te rodean.
Ojalá esto fuera una broma.
Ojalá no fuera una guerra.


Vía: Ogroty

1 comentario:

  1. Totalmente de acuerdo! Que vergüenza ajena me da esta mujer...

    ResponderEliminar